Riesgos ambientales de inundaciones y anegamientos en las cuencas de los ríos Matanza-Riachuelo y Reconquista.

"Riesgos ambientales de inundaciones y anegamientos en las cuencas de los ríos Matanza-Riachuelo y Reconquista. Herramientas alternativas de gestión y mitigación de riesgos".

Investigador: Lic. Gabriel Meconi

Resumen

Los procesos hidrológicos de las cuencas de los ríos Matanza-Riachuelo y Reconquista se ven afectados por el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA). Las porciones alta, media y baja de sus cuencas varían significativamente a medida que se pasa del ámbito rural y suburbano al urbano, manifestándose de distintas formas los desequilibrios hidrológicos ambientales producidos por el hombre: inundaciones catastróficas (por crecidas y desbordes de los cursos de agua) y anegamientos (por ascenso de la napa freática y su afloramiento en superficie). Se estudiarán ambos procesos diferenciándolos y caracterizándolos separadamente, para luego establecer sus íntimas relaciones. Se analizará la evolución de las inundaciones a medida que aumentaba la ocupación de las superficies naturalmente inundables, y la variación histórica disímil de la profundidad de la napa freática relacionada con la mayor o menor explotación del agua subterránea. Mientras que inundaciones se relacionan inequívocamente con precipitaciones, el desmedido ascenso de la napa que produce anegamientos está relacionado con el progresivo reemplazo de gran parte del agua subterránea que se consumía por agua proveniente del Río de la Plata y la carencia de gestión estatal adecuada del recurso hídrico. Se esbozará en una primera aproximación la importancia de la comunicación, divulgación y educación como herramientas de gestión y mitigación de estos riesgos.

Estado actual del conocimiento sobre el tema

La teoría social del riesgo permite identificar cuatro componentes (Natenzon, 1995), íntimamente relacionadas y que constituyen el riesgo: peligrosidad: potencial peligroso de los fenómenos naturales (espontáneos o inducidos); vulnerabilidad: condiciones socioeconómicas previas al evento catastrófico; exposición: distribución territorial de población y bienes afectables por el fenómeno peligroso. Cuando no hay posibilidades de cuantificarlas, el riesgo se transforma en incertidumbre, poniendo de manifiesto el carácter político–valorativo de las decisiones.

En relación a peligrosidad y exposición, las ciencias naturales y del territorio han producido conocimientos valiosos, sobre todo debido al apoyo de las Naciones Unidas en la década de 1990, dedicada al estudio de las Catástrofes Naturales. Pero en Argentina, particularmente en el AMBA, los estudios de las inundaciones como fenómenos naturales que se manifiestan en un área tan modificada y superpoblada, constituyendo los factores principales de la peligrosidad, todavía presentan desarrollo incipiente. La exposición a los peligros ambientales de inundaciones aumenta significativamente por la ocupación de las planicies de inundación de ríos y arroyos, y en las zonas más densamente urbanizadas, por la alteración total de los cauces que desaparecen o se convierten en canales entubados sin posibilidades de autorregulación durante una crecida. Estas son las principales causas de las catástrofes urbanas producidas por inundaciones, independientemente de la relación directa entre inundaciones y precipitaciones: las catástrofes no se producen debido a un supuesto aumento de las lluvias, sino a la combinación de factores complejos dentro de los cuales la falta de planificación urbana y la gestión inadecuada del riesgo son preponderantes.

Así como tiende a simplificarse la causa de las inundaciones recurriendo al supuesto aumento de las precipitaciones, una tendencia similar se observa con los anegamientos por elevación y afloramiento de la napa freática, causantes de importantes impactos ambientales en el AMBA. Desde el punto de vista hidrogeológico, en las últimas décadas del siglo XX se realizaron importantes estudios que definieron el comportamiento regional de los acuíferos Puelche y Epipuelche (Sala y Auge, 1970; Sala et al, 1972; Auge, 1982, 1986; Auge y González, 1992), principales recursos hídricos subterráneos del Noreste de la Provincia de Buenos Aires (región que incluye al AMBA), y su implicancia en el ciclo hidrológico (Auge y Hernández, 1984). Pero durante la década de 1990, la explotación de estos recursos cambió significativamente y continúa disminuyendo. En el caso de la elevación brusca de la napa freática, en la última década se estudiaron los efectos de la sobreexplotación del Acuífero Puelche durante buena parte del siglo XX y la rápida elevación de niveles piezométricos (Hernández y González, 1994, 1997, 2000; Santa Cruz et al, 1997; Auge, 2002) debida al acelerado abandono de gran cantidad de pozos de explotación por el cambio de la fuente de provisión subterránea por agua del Río de la Plata, y por disminución del consumo de agua industrial por cierre de fábricas.

La desarticulación de servicios estatales impulsada en la década pasada, incluyendo la privatización de los servicios de agua corriente y cloacales, trajo aparejada la inadecuada gestión estatal del recurso hídrico subterráneo, y como consecuencia serios problemas ambientales urbanos: anegamientos de zonas con abundante infraestructura subterránea construida durante largas décadas en que la napa estaba a gran profundidad por sobreexplotación del recurso, sin prever que en el futuro podría producirse un brusco ascenso debido al cese de la sobreexplotación. Además, el reemplazo de la explotación de agua subterránea por agua superficial no está acompañado con la adecuada ampliación de las redes cloacales, por lo que el agua importada desde el río ingresa al subsuelo a través de los pozos absorbentes (“ciegos” o “negros”), no sólo contribuyendo a la recarga excesiva de la freática y su rápido ascenso, sino también al aumento de su contaminación con aguas servidas.