[2003] Diagnóstico socio-territorial del riesgo ambiental del Pueblo de Iruya

AdjuntoTamaño
Icono PDF INF-Natenzon-Iruya.pdf10.3 MB

Natenzon, C.E. (2003) “Diagnóstico socio-territorial del riesgo ambiental del Pueblo de Iruya”, Informe Final. Programa de manejo integrado de la cuenca del río Iruya.

EXTRACTO
Este Informe Final de la Actividad: “Diagnóstico socio-territorial del riesgo ambiental
del Pueblo de Iruya”, forma parte de la Componente Ordenamiento Territorial, dentro
del Programa de Manejo Integrado de la Cuenca del río Iruya (PEA – BERMEJO
2209). El objetivo general de la Actividad fue elaborar un diagnóstico socio-territorial
del riesgo ambiental en Iruya y el adyacente Villa El Campo o La Banda, definiendo
las bases de un sistema participativo de alerta temprana.
El Pueblo de Iruya se localiza en la cuenca montañosa homónima, que se emplaza
en el ámbito de la Cordillera Oriental y las Sierras Subandinas en el Noroeste
Argentino, y pertenece a la Cuenca alta Argentina del Río Bermejo. Es la capital de
Municipio de Iruya, en el Departamento del mismo nombre, Provincia de Salta,
República Argentina.
La Actividad fue desarrollada considerando al riesgo ambiental como aspecto central
de la sociedad moderna que configura con cuatro dimensiones básicas: la
peligrosidad, la vulnerabilidad, la exposición y incertidumbre. Esta noción permite
explicar y contextuar a la “catástrofe”, como el fenómeno que pone en acción el
potencial peligroso inherente al desempeño de toda sociedad. Su identificación
permite anticipar potenciales causas de catástrofes y realizar acciones preventivas
que permitan disminuir los impactos y las consecuencias negativas de eventos –en
este caso- geohidrológicos.
La interconsulta con la población se desarrolló aplicando metodologías de
planificación participativa, utilizando técnicas de entrevistas, mapas mentales,
elaboración de cartografía temática, a través de talleres propios y de otras
componentes.
Se ha podido caracterizar así la peligrosidad percibida por los habitantes de Iruya,
los bienes y personas expuestos al riesgo geohidrológico y su distribución, y la
vulnerabilidad, combinación de población joven, con altos niveles de NBI e
incremento de habitantes, con aumento de servicios urbanos que mejoran las
condiciones de vida. La vulnerabilidad social parece en disminución respecto a otras
épocas, pero todavía es alta. Es un momento propicio, entonces, para resolver
algunas cuestiones de cara al futuro en relación con la gestión del riesgo, la gestión
del turismo y otros procesos novedosos. Para ello se han perfilado las bases de un
SPAT – Sistema Participativo de Alerta Temprano, recuperando experiencias
preexistentes elaboradas por la población y fortaleciéndolas con propuestas propias
de este campo de estudios.