[1996-1998] Estrategias político institucionales de riesgo tecnológico industrial. El caso de los municipios de Zárate y Campana.

"Estrategias político institucionales de riesgo tecnológico industrial. El caso de los municipios de Zárate y Campana".

Beca de Iniciación otorgada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas. Período 1996-1998.

Investigadora: Lic. Julieta Barrenechea

Síntesis de los resultados

Esta investigación estuvo centrada en el seguimiento del Plan de Alerta Comunitario ante Emergencias Industriales –PACEI-, una estrategia de gestión de riesgos de accidentes industriales que lleva adelante el Comité Zonal de Seguridad e Higiene Campana Zárate - CZSHyCACZ – en estas localidades de la Provincia de Buenos Aires. En particular se tomaron en cuenta los accidentes ampliados, es decir aquéllos que traspasan el perímetro interno de las industrias y que pueden afectar a la comunidad y al ambiente.

El trabajo se focalizó en los siguientes aspectos:

· la caracterización y contextualización de tales riesgos;

· el encuadre normativo e institucional (caracterización y análisis de las instituciones públicas y privadas con incumbencia en el tema de riesgos tecnológicos) con referencia a los niveles nacional, provincial y municipal;

· la caracterización y análisis de la estrategia del PACEI y su vinculación con el sector público en términos de responsabilidades diferenciadas y concatenadas frente al problema;

· la vinculación establecida entre el PACEI y distintos sectores de las comunidades locales en términos de modelo de gestión participativa o excluyente, y

· la evaluación de estrategias comunicativas y de preparación implementadas ante emergencias.

Observaciones

Si se considera la seguridad como un “bien público”, el hecho de que el actor más dinámico sea el privado (el PACEI), conduce a la pregunta acerca de cómo afecta a la forma en que se distribuyen responsabilidades, controles y prioridades frente a los riesgos de accidentes industriales.

En los municipios estudiados no es posible hablar de una política pública que asuma este tema / problema en forma integrada. Al respecto, podemos señalar debilidades y fortalezas para el ámbito público.

Desde nuestro punto de vista, la principal debilidad institucional está dada por la desarticulación y falta de definición orgánica que en este momento tienen las Juntas Municipales de Defensa Civil, lo que impide un tratamiento del tema desde una perspectiva preventiva y de largo plazo. Observamos que la gestión pública está orientada a la respuesta más que a la prevención.

Existen reglamentaciones que aún no se han implementado y que permitirían el fortalecimiento de la Defensa Civil Municipal ya que incluye la designación de un organismo técnico permanente -inserto en el organigrama de funcionalidad administrativa-, al mismo tiempo que contempla doctrinariamente la función de planificación e integración de hipótesis de riesgo en la elaboración de un Plan de Emergencias Municipal.

En lo referido a la planificación urbana, constituye una fortaleza el contar con nuevos marcos normativos que establecen que el ordenamiento de las industrias en el territorio se debe realizar tomando en cuenta el grado de molestia y peligrosidad que encierran en ambos municipios. Sin embargo, nos encontramos con situaciones de alta exposición y vulnerabilidad emergentes del proceso histórico de ocupación del territorio.

En cuanto a la gestión del PACEI interesa destacar que el concepto de riesgo subyacente a su accionar se concentra en el componente de peligrosidad. La elaboración de hipótesis de riesgo y el delineamiento de áreas de posible afectación, toman en cuenta la peligrosidad intrínseca de las sustancias consideradas y miden el alcance de los daños que puedan ocasionar solamente en términos de distancias de propagación. Sin embargo, un diagnóstico completo debería tener en cuenta los otros tres componentes de riesgo: la exposición, vinculado al ordenamiento territorial de las áreas consideradas; la vulnerabilidad, que contempla las características estructurales y no estructurales de la población potencialmente afectada; y la incertidumbre, donde se integran la consideración del conocimiento disponible sobre el tema y las capacidades institucionales comprometidas en la toma de decisiones.

Frente a este carácter parcial con que se toman en cuenta los riesgos industriales, cobra relevancia la necesidad de integración entre el sector público y el privado, teniendo en cuenta sus capacidades y responsabilidades diferenciadas frente al problema.

En relación al modelo de gestión, no podemos decir que el PACEI lleve adelante una gestión participativa. Las distintas etapas del proceso tuvieron como actor más dinámico a las industrias que lo integran y no ha habido incorporación de otros actores comunitarios en el proceso de identificación de riesgos ni de toma de decisiones. El acercamiento de este organismo a las comunidades de Zárate y Campana ha sido principalmente a través de actividades de entrenamiento (simulacros), promoción e información, que no tuvieron sistematicidad y que tomaron al conjunto de actores comunitarios como objeto de la gestión y no como sujeto. De todas maneras, evaluamos positivamente los esfuerzos hechos por este comité ya que no se compartieron responsabilidades con el sector público.

En relación al vínculo comunidad - industrias, según el alcance de nuestro estudio, podemos afirmar que no se ha logrado establecer un vínculo de fiabilidad entre las comunidades de Zárate - Campana y el sector industrial organizado en el CZSHyCACZ y particularmente en el PACEI. El vínculo se establece a partir de actividades puntuales que no logran articular la relación en términos de “promesa de seguridad”. No existe por parte de los sectores de la comunidad consultados, el reconocimiento o el registro de que detrás de esas actividades puntuales existe una estrategia de mayor alcance.

Al mismo tiempo, hemos identificado los siguientes aspectos positivos:

a) En los casos en que se ha recibido información y preparación, si bien no identifican al PACEI o al CZSHyCACZ como referentes, se suelen recordar las actividades y las instrucciones recibidas.

b) Hay buena predisposición por recibir mayor información y se confían en que sean responsables del sector industrial los mejor capacitados para impartirla.

c) En el caso del sector educativo, los alumnos mayores y los docentes se manifestaron dispuestos a asumir un rol de multiplicadores y a prestar colaboración en la organización de actividades.

Por otra parte se identificaron tres aspectos sobre los que la comunidad se muestra particularmente sensible y exigente:

· la continuidad y sistematicidad en el tratamiento del tema;

· la transparencia en la información: derecho a tener información completa y verdadera;

· rechazo al doble discurso: no estarían dispuestos a admitir contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, entre el discurso y las acciones del sector industrial.

Comentarios

El actual perfil industrial de los municipios de Zárate y Campana, así como las perspectivas de crecimiento que indican su probable acentuamiento, justifica considerar la temática de los riesgos industriales como un área prioritaria en la planificación y gestión de estos ámbitos jurisdiccionales.

Al mismo tiempo, se debería tener en claro que el riesgo no es solamente un problema de resolución técnica, que cada decisión que se toma al respecto modifica tanto la dinámica territorial como social. Asumir el riesgo en común debería significar que se involucra a los distintos actores sociales que tienen algo en juego. Se debería encarar una estrategia inclusiva, que integre en el continuo de la gestión las diferentes posiciones, perspectivas, conocimientos y consideraciones que los actores tienen sobre pérdidas y beneficios.

A pesar de las limitaciones encontradas, la existencia del CZSHyCACZ -particularmente del PACEI- constituye una fortaleza en la medida en que se trata de un antecedente importante y con una experiencia acumulada de más de ocho años; y demuestra que el sector industrial, principal sector involucrado, ya ha tomado iniciativa en el tema.

Así, la gestión de riesgos iniciada por esta comisión puede ser potenciada si se encara una estrategia de integración entre la misma y las áreas del sector público implicadas.